jueves, 7 de diciembre de 2017

El Met rechaza retirar un cuadro de Balthus en el que aparece una joven en posición sugestiva

SANDRO POZZI/EL PAÍS
https://elpais.com/cultura/2017/12/06/actualidad/1512554873_669516.html


El museo Metropolitan de Nueva York (Met) se planta. Su misión, explica, es coleccionar, estudiar, conservar y presentar obras que conectan a las personas con la creatividad, el conocimiento y las ideas. Y con ese argumento rechaza con rotundidad una petición para que se retire una pintura de Balthus en la que aparece una niña a la que se le ven las bragas. Las artes visuales, insisten, son un medio para la reflexión.
La obra del artista francopolaco se titula Teresa soñando y data de 1938. Es un cuadro, coinciden los críticos, que irradia luz propia y pureza. Al verlo, se puede sentir la placidez de la joven en el sueño. El trabajo de Balthazar Klossowski (París, 1908 -Rossinière, Suiza, 2001) es conocido, precisamente, por la manera con la que capta la inocencia de la preadolescencia.
La petición se lanzó el 30 de noviembre por una vecina de Nueva York y tenía como objetivo alcanzar las 9.000 firmas. “El Met está, tal vez sin intención, respaldando el voyerismo y la cosificación de los niños”, decía.
Los responsables del museo responden que su muestra recoge trabajos importantes que representan todas las culturas y los tiempos. Y entiende, además, que momentos como el que se vive ahora en Estados Unidos ofrecen la oportunidad para entablar una conversación.
El Met no va a retirar el cuadro ni se plantea tampoco cambiar la cartela para hacer la aclaración que se pide. “Consideraré esta petición un éxito si incluyen un pequeño mensaje diciendo que el cuadro puede ser ofensivo”, explicó en las redes sociales la autora de la petición. “Solo pido que sean más conscientes con la manera que tienen de contextualizar las piezas”.
La explicación que tiene la obra en la actualidad solo señala que la protagonista, Teresa Blanchard, tenía 12 o 13 años cuando se pintó el cuadro. La pintura ya fue expuesta hace cuatro años por el Met en una muestra sobre el trabajo de Balthus. Entonces sí se advirtió a los visitantes de que algunos trabajos podían ofender al público.
“Las artes visuales son uno de los medios más importantes que tenemos para reflexionar a la vez sobre el pasado y el presente, y esperamos motivar la continua evolución de la cultura actual a través de una discusión informada y de respeto por la expresión creativa”, señala la nota emitida por el museo.
El cuadro pertenecía a la colección privada de Jacques y Natasha Gelman, y fue donado al Met en 1998. La pintura se ha exhibido por galerías y museo de EE UU, Europa, América Latina y Asia. Los críticos destacan el carácter místico de la obra de Balthus.

martes, 28 de noviembre de 2017

Egon Schiele

Redacción BBC Mundo
http://www.bbc.com/mundo/noticias-41988657


La idea: anunciarle al mundo que en 2018 Viena celebrará la época más importante de su arte y su cultura.

El plan: desplegar los desnudos de su representante más célebre, Egon Schiele, en ciudades alemanas y británicas para que sus mundialmente famosas obras adornen grandes vallas publicitarias, paredes enteras de edificios y otros espacios de las ciudades en todo su esplendor.

La intención: cuestionar si el arte de Schiele, un siglo después de su muerte, todavía es percibido por la sociedad como demasiado osado.

Alrededor de 1900, el artista se atrevió a presentar la desnudez explícita y descarnadamente.

En ese entonces, el diario austriaco Wiener Abendpost señaló que la visión de Schiele "no tiene nada realmente atractivo, nada seductivo. Él se revuelca en los colores de la decadencia".

A diferencia de otras de sus obras, sus desnudos fueron olvidados por mucho tiempo.
No obstante, más tarde salieron de nuevo a la luz, a veces acompañados con las palabras de algunos expertos indicando que la tradición expresionista, de la que forma parte, fue una reacción al mundo moderno.

Ese mundo era el de la preguerra, el de la Viena a principios del siglo XX, una ciudad en la que floreció la vanguardia, hogar de pensadores progresistas como Sigmund Freud y Ludwig Wittgenstein.

Fue un lugar de decadencia que ilustró tan bien el mentor de Schiele, Gustav Klimt, con sus pinturas adornadas con oro. Pero detrás de las superficies brillantes había una realidad libertina.

Las obras de Schiele, nos explican, abordan este binario de exceso y depravación en su preocupación por el tema de lo erótico y la muerte. Sus figuras pueden estar demacradas pero sus posturas son abiertamente sexuales. Y, si te hacen sentir incómodo -nos dicen-, esa es la intención.

No obstante otros, como el crítico de arte Jonathan Jones del diario The Guardian, no explican esa parte de la obra del vienés, más bien la reconocen.

Tras visitar una exposición dedicada a los desnudos del artista, Jones señaló que mientras que "muchos grandes artistas modernos de su época vivían aterrorizados por las mujeres, Egon Schiele era un hombre que amaba las vaginas".

Añade que aunque "puede parecer simplemente otro voyerista masculino, su deleite en la vagina lo distingue como un artista que no solo desea, sino que adora genuinamente a las mujeres (...) es un amante, no un enemigo".

"En el arte de Schiele, el sexo es bello, el cuerpo es poético. Después de todo, estudió arte en la Viena de Sigmund Freud. (...) Y no fue solo Freud quien celebró el sexo a principios del siglo XX en Viena. Gustav Mahler estaba componiendo música que habitualmente se derrumba en extenuación exultante después del coito, mientras Gustav Klimt pintaba sus doradas rapsodias al deseo".
"Hay un deleite en el arte erótico de Schiele que va en contra de todos los clichés de lo que se supone que fue el modernismo a principios del siglo XX".

"Su 'Parada desnuda con medias naranja (1914)' es una obra maestra desafiante y moderna. Pero, ¿es inquietante, desesperante o alguna de las cosas sombrías que se supone que es el arte moderno? No, es alegre y erótica".

Precisamente esa mujer desafiante y desnuda con medias de color naranja era una de las que iba a adornar espacios públicos en ciudades como Londres, Hamburgo y Colonia, como lo está haciendo sin problema alguno ahora en Viena.

Sin embargo el plan vienés fue rechazado en Reino Unido y Alemania debido a las reglas que gobiernan la moralidad en el dominio público. Las obras no se pudieron mostrar en el original como se planeó.

Después de muchos experimentos con diferentes tipos de cobertura, se eligió la versión que más tapaba los cuerpos dibujados por Schiele para satisfacer todas las demandas y que uno de los mejores artistas de su época pudiera ser publicitado en público.

Los anuncios digitales que habían sido aprobados originalmente fueron rechazados en Internet, pues los problemas con la desnudez no se limitan al mundo offline.

Lo bueno, dicen los organizadores de la campaña, es que esas estipulaciones proporcionaron la respuesta a la pregunta formulada en la campaña: ¿sigue siendo demasiado osado el arte de Schiele en la actualidad?

Como es natural, no todo es blanco y negro.
Los encargados de estos asuntos en el metro de Londres, por ejemplo, han tenido que explicar en varias ocasiones en las que censuran imágenes que "millones de personas viajan en el metro de Londres diariamente y no tienen otra opción que ver cualquier publicidad que esté desplegada".

"Tenemos que tener en cuenta la gama completa de viajeros y esforzarnos por no ofender con los anuncios que mostramos".

Las directrices de Transporte para Londres establecen que una imagen será rechazada si "el anuncio muestra a hombres, mujeres o niños de una manera sexual o muestra figuras desnudas o semidesnudas en un contexto abiertamente sexual".

En una página de su diario escribió: "No niego que he hecho dibujos y acuarelas de naturaleza erótica. Pero son siempre obras de arte. ¿No hay artistas que hayan hecho pinturas eróticas?".

Los organizadores de Modernismo Vienés 2018 crearon una etiqueta o hashtag para que participes en la discusión y opines, #ToArtItsFreedom, inspirado en el eslogan que está en la entrada de los Talleres Vieneses: "A cada tiempo su arte, y a cada arte su libertad".

Las opiniones que se expresen a través de las redes formarán parte de la exposición.

martes, 14 de noviembre de 2017

Erotismo, ¿el ‘ismo’ más perfecto?

ÁNGELA MOLINA/EL PAÍS
https://elpais.com/cultura/2017/11/13/babelia/1510578477_935769.html?por=mosaico
Fotografía: Aleksei Trifonov
En 1886, Gustave Courbet pintó El origen del mundo, un pequeño cuadro que reproducía un desnudo recostado de mujer desde la mitad de los muslos hasta el pecho. Se lo encargó un bon vivant turco llamado Khalil Bey y dos años más tarde fue adquirido en subasta por el anticuario Antoine de la Narde. Tras la Segunda Guerra Mundial, la pintura acabó oculta en la casa campestre del psicoanalista Jacques Lacan, en Guitrancourt.
Fotografía: Aleksei Trifonov
Es bastante seguro que Marcel Duchamp conociera en vida aquel cuadro —que pasó a formar parte del patrimonio francés en 1981— aunque nunca lo consiguió ver al natural, sino en reproducciones. Courbet siempre había rondado los pensamientos de Duchamp, un artista para quien lo retiniano era el fundamento del concepto (la cosa mentale de Leonardo). Así que trasladó aquella idea a su obra póstuma, Étant donnés, una instalación visible a través de una doble mirilla que descubre una escena cuidadosamente iluminada donde se ve el cuerpo de una mujer tumbado boca arriba sobe un montón de ramas. La figura está abierta de piernas y muestra su sexo rasurado al espectador. En Étant Donnés, la apariencia y la aparición, la mente y el cuerpo, se funden en el erotismo, el único ismo en el que Duchamp creía de verdad. Picasso tampoco se quedó corto. Para él, “sexo y arte son la misma cosa”.

Fotografía: Aleksei Trifonov
La última novedad editorial de la prolífica Phaidon, The Art of the Erotic, es un recorrido de 2.500 años por las imágenes del erotismo en la historia del arte oriental y occidental, desde los mosaicos de Pompeya hasta Miguel Ángel, Rembrandt y Picasso, las instalaciones de Bruce Nauman, las performances de Carolee Schneemann, los trabajos en vídeo de Pipilotti Rist o las fotografías de Nan Goldin y Robert Mapplethorpe. El periodista cultural Rowan Pelling firma los textos explicativos bajo la premisa de que el erotismo no tiene por qué ser sucio o banal. Muy de acuerdo. Sobre todo porque la barrera entre erotismo y pornografía lleva construyéndose desde hace algunos lustros sobre el terreno de la economía del arte. El mercado es en realidad esa habitación oscura, tan pornográfica.
Fotografía: Aleksei Trifonov

jueves, 9 de noviembre de 2017

¿Son estas las páginas más eróticas de la literatura latinoamericana?

Arturo Wallace
HayFestivalArequipa@BBCMundo

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38167963
Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
Pocos autores contemporáneos latinoamericanos abordan el tema del sexo y la sexualidad de forma más directa que la peruana Gabriela Wiener. Lo que no significa que haga literatura erótica.

"El erotismo es una cuestión subjetiva. Lo que erotiza a una persona no necesariamente erotiza a otra", explica.

"Y desde luego yo no escribo con intención de erotizarte: ni siquiera en Sexografías -que es un libro sobre sexualidades y sobre mí- mi pretensión es excitarte o crear arte erótico, o hacer de las palabras una experiencia voluptuosa", afirma.

"Si eso ocurre es cosa de cada uno", le dice a BBC Mundo.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
La intención declarada de Wiener sin embargo, es otra: "Desactivar lo que por norma se considera erótico o pornográfico para llevarlo a otro plano, el del pensamiento, el del humor, el de la emoción", explica.

Pero, a pesar de eso -o tal vez precisamente por la forma en la que enfoca su trabajo- Wiener fue una de las escritoras que BBC Mundo consultó el año pasado para tratar de identificar las páginas más eróticas de la literatura latinoamericana.

Un esfuerzo que nos pareció apropiada en el marco del Hay Festival de Arequipa, en virtud del lugar destacado de la obra del arequipeño Mario Vargas Llosa en cualquier lista semejante.

A esta selección también contribuyeron con sus sugerencias la escritora argentinaLuisa Valenzuela y la cubano-puertorriqueña Mayra Montero, quien como ganadora del premio "La sonrisa vertical" también tiene un lugar asegurado en la lista.

No se trata de una lista exhaustiva. De hecho, esperamos que sea el inicio de una conversación y que ustedes puedan ayudarnos a completarla.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
1. Los diarios de Francisco de Miranda

Los diarios de uno de los grandes próceres de la independencia sudamericana pueden parecer un extraño punto de partida, pero como explica Mayra Montero "Francisco de Miranda era un loco del sexo".

"En sus diarios siempre se está acostando con alguien", dice Montero.

"Y ahí habla de la guerra, de la independencia y de las mujeres con las que se acostaba, a menudo de una forma muy políticamente incorrecta", cuenta.

La puertorriqueña, de hecho, abordó la dimensión erótica de Miranda en su última novela publicada, "El caballero de San Petersburgo", "pero sin llegar a convertirla en una novela erótica".

"Yo me inventé lo que quise", confiesa. "Pero hay escenas de los diarios de Miranda que eran porno duro", le dice, riendo, a BBC Mundo.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
2. "Elogio de la madrasta", Mario Vargas Llosa

El erotismo tiene un rol destacado en la obra de Mario Vargas Llosa, pero "Elogio de la madrasta" es la primera de sus novelas claramente alineadas en el género de la literatura erótica.

Y, para muchos, su exploración de la sensualidad a partir del particular triángulo entre Don Rigoberto, su esposa Lucrecia, y el pequeño Fonchito, es la mejor lograda de todas.

"Recuerdo que me excitaron y me divirtieron mucho cuando tenía menos de veinte años, que es el momento para leer cosas que son transgresoras, sobre todo si eres de la generación pre-pornotube", dice Gabriela Wiener del "Elogio…" y su novela hermana "Los cuadernos de Don Rigoberto".

"Pero no me ha pasado lo mismo con la primera escena de su libro 'El héroe discreto'. Tal vez porque era una escena de sexo lésbico y no me parecía verosímil", cuenta.

"El héroe discreto" no es, en sentido estricto, una novela erótica. Pero ahí vuelven a aparecer Lucrecia, Fonchito y Don Rigoberto.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
3. La misteriosa desaparición de la marquesita de Loria, José Donoso

Sugerida tanto por Gabriela Wiener como por Luisa Valenzuela, "La misteriosa desaparición…" fue escrita como un divertimento por el celebrado autor chileno. Y, en opinión de los críticos, está lejos de ser una obra maestra.

Pero su divertida narración de las aventuras eróticas de la hija de un diplomático latinoamericano que se casa con un marqués español en el Madrid de inicios del siglo XX incluye numerosas páginas dignas de esta lista.

"Yo había leído bastantes revistas españolas de los años 20 (…) y mi idea fue hacer una parodia de ese estilo erótico que a ratos fue desinhibido, fuerte", explicó en su momento el propio Donoso.

"Me interesaba recuperar el estilo del Madrid de los años 20 y además divertirme (…). En todo caso la crítica coincidió en que la novela tenía su encanto", dijo en su oportunidad.

Valenzuela y Wiener definitivamente coinciden.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
4. Púrpura profundo, de Mayra Montero

"La sonrisa vertical" es el nombre de la colección de literatura erótica de la editorial Tusquets y del premio homólogo a la mejor novela erótica en español que se entregó de 1979 a 2004.

Y la puertorriqueña Mayra Montero lo recibió en el año 2000 con "Púrpura profundo", incluida en la lista por recomendación de Luisa Valenzuela.

"El erotismo está presente en todo tipo de literatura, pero trabajar el género como tal es utilizar el erotismo para hacer entender a los personajes", le dijo Montero a BBC Mundo.

Y, en este caso, su personaje es un crítico musical que hacia el final de su carrera recuerda sus aventuras sexuales con los virtuosos y virtuosas que tuvo la oportunidad de conocer.

Montero, sin embargo, no fue la primera latinoamericana en ser reconocida con"La sonrisa vertical".

De hecho, el primero de estos premios le correspondió en 1979 a la argentina Susana Cosntante con "La educación sentimental de la señorita Sonia", otra de las recomendaciones de Valenzuela.

Y en 1998 la también argentina Alicia Steimberg fue finalista con "Amatista", también recomendada por Valenzuela y Gabriela Wiener.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
5. Trilogía sucia de La Habana, Pedro Juan Gutiérrez

Fuera de "La sonrisa vertical" y la literatura erótica propiamente dicha, Montero también encuentra abundante erotismo en la sobras del cubano Pedro Juan Gutiérrez.

"Es erótico hasta en la sangre, incuso soez", sostiene la escritora cubano-puertorriqueña.

"Y muchas páginas suyas, especialmente en su "Trilogía sucia de La Habana", se pueden rescatar como erotismo duro", dice Montero.

No en balde, la edición de Anagrama de esta novela la presenta como el testimonio de un habanero descreído y extenuado que "sabe que tiene que seguir adelante. Y lo mejor es hacerlo sonriendo, a golpe de ron, música y sexo".

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
6. Otras voces de mujer

Obviamente, la lista puede seguir, por ejemplo con "La nave de los locos", de la uruguaya Christina Peri Rossi, recomendada por Gabriela Wiener.

Mientras que Luisa Valenzuela también incluye en su lista varios cuentos de la también cubana Laidi Fernández de Juan, y la novela "Canon de alcoba" de Tununa Mercado.

"Hay autoras en las que el erotismo permea toda la obra: la uruguaya Marosa Di Giogio, la chilena Diamela Eltit, las mexicanas Margo Glanz y Ana Clavel, la colombiana Laura Restrepo. Y tantas otras a lo largo y lo ancho de nuestra América Latina", apunta Valenzuela.

"Pensemos también en las poetas, como Loreina Santos Silva de Puerto Rico. Y en mi Argentina podríamos citar natal cantidad de jóvenes narradoras, y las de generación intermedia como María Moreno o Gabriela Cabezón Cámara", agrega.

"¿Por qué sólo nombro autoras? porque creo que es la voz femenina, el avasallante surgimiento de la literatura erótica escrita por mujeres, lo que ha signado las letras de los últimos cincuenta años", explica la autora de "Cambio de armas".

"Por fin la mujer pudo escribir su deseo y sus pulsiones sin tener que circunscribirse, como alguna vez debió hacerlo Anaïs Nin, al deseo del hombre lector", explica Valenzuela.

"Y las escritoras, y pienso sobre todo las latinoamericanas, han podido por fin responder ampliamente y con gran variedad de voces la única pregunta que Freud debió dejar sin respuesta: ¿Qué quiere la mujer?", le dice a BBC Mundo.
Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
Este artículo, elaborado con base a entrevistas realizadas para la edición del año pasado, es parte de la versión digital del Hay Festival Arequipa, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad peruana entre el 8 y el 12 de noviembre.

martes, 7 de noviembre de 2017

“Los chingones”

DAVID TOVILLA
Fotografía: Anastasia Arteyeva
Para esta fecha, las alusiones al fallecimiento del caricaturista Rius abundaron y hasta se extinguieron. Hay algo fuera de esa abundancia y que debiera estudiarse en todas los posgrados de publicidad. Eduardo del Río también colocó su aportación en la historia de los afiches o pósteres políticos mexicanos. Se trata del cartel conocido, en su tiempo, como “los chingones”.

Fotografía: Anastasia Arteyeva
En aquellos tiempos en que la propaganda política se pegaba con brigadas aprovisionadas con cubetas de engrudo, los brigadistas alternaban algunos pósteres. Así que, de manera genérica, denominaban con una palabra el material a colocar. El cartel de Rius recupera la sencillez y facilidad de impresión propia de la llamada “gráfica del 68”, aquellos materiales que se podían reproducir en serigrafía. Por tanto, es blanco y negro sobre un fondo rojo. Al centro, un personaje clásico de su proclamada serie Los supermachos: Chon Prieto”. Lo flanquean dos perros, se percibe, callejeros. Prieto dice: “Hace un chingo de años, los indios éramos bien chingones… ¡Cuauhtémoc era el gran chingón! Pero llegaron un chingo de gachupines y los muy hijos de la chingada hicieron mil chingaderas y chingaron a los indios… ¡Y nos llevó a todos la chingada! Los “chuchos” completan “…y para que no nos sigan chingando…” “Afiliémonos al Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT)”. Lenguaje claro, popular, contundente que ocupa la mitad del espacio propagandístico. Fue el cartel de la campaña de del PMT. Memorable. Irrepetible. “Los chingones” materializa el sentido del trabajo de comunicación política. Si bien el paso a la afiliación a un partido ya es otra cosa, el póster tiene el lenguaje de la gente, contundencia, recordación, originalidad.
Fotografía: Anastasia Arteyeva
¿Por qué el apoyo de Rius a un partido nacionalista? Porque era de quienes no apoyaban a las filiaciones autoritarias, aún fueran de izquierda. El monero apoyó a una corriente progresista que buscó cómo hacer política por la vía legal, después del traumático movimiento estudiantil de 1968. Y ese fue el Partido Mexicano de los Trabajadores, cuya idea inicial reunió al movimiento social en México y a la intelectualidad.
Fotografía: Anastasia Arteyeva
Poco se recuerda y se difunde porque así conviene a los intereses particulares, pero años posteriores a la masacre de Tlatelolco y ya en libertad los principales líderes, surgió la necesidad de organizarse en un partido político. No como hoy que hay hasta dueño dude un partido existe y surgió en exclusiva para hacerlo candidato. Resulta que en esa convocatoria inicial participaron talentos como Octavio Paz. El propio Nobel de literatura mexicano da cuenta de esto en una entrevista con Rita Guibert, en Nueva York, el 10 de enero de 1971:

“R.G.: ¿Ya han formado el partido?

“O.P.: Todavía no. Lo estamos organizando.

“R.G.: ¿Quiénes son los que están participando?

Fotografía: Anastasia Arteyeva
“O.P.: Uno es Heberto Castillo, profesor de matemáticas que estuvo preso por haber simpatizado con el movimiento estudiantil del 68. Es uno de los hombres más inteligentes y de mejor corazón que he conocido. Otro es Cabeza de Vaca, un líder estudiantil que conoce muy bien a los campesinos. Muy cerca de nosotros está Vallejo, un líder ferroviario que ha estado en la cárcel por mucho tiempo, un hombre ejemplar que ha estado en la cárcel por mucho tiempo, un hombre ejemplar que ha dirigido a la clase obrera y que es una cabeza lúcida. Y hay otras fuerzas dispersas que tal vez podrían unirse a nosotros, como los obreros electricistas. En general, queremos crear una alianza popular: obreros campesinos, clase media, intelectuales, estudiantes.

“R.G.: ¿Será un partido electoral?

“O.P.: No. Por el momento no será un partido electoral ni queremos hacer política electoral. Queremos activar el nivel del sindicato, municipio, las formas sociales básicas. Vamos a la realidad con un mínimo de ideología. En general, en México los partidos han sido formados por un pequeño grupo, con un programa que han tratado de imponer de arriba para abajo. Nuestra idea es proceder en forma contraria.

Fotografía: Anastasia Arteyeva
“R.G.: ¿Por qué?

“O.P.: Porque creemos que atravesamos por una época de crisis de las ideologías. Creemos que el “socialismo” de tipo ceramista y burocrático ha fracasado, lo mismo que la democracia parlamentaria burguesa. Por eso queremos encontrar nuevas formas de relación democrática que correspondan a las realidades del país. Queremos ser realistas y partimos de la idea de que los programas políticos son para servir a la gente y no para que la gente sirva a los programas políticos. En la Unión Soviética la gente está al servicio del plan, y nosotros creemos que el plan debe estar al servicio de la gente. Esto significa que tenemos una actitud crítica frente a los modelos de desarrollo que nos ofrecen el neocapitalismo del Oeste, principalmente los Estados Unidos, y el “socialismo” burocrático de la Unión Soviética. Éste es, al menos, mi modo de pensar y el de muchos amigos.

Fotografía: Anastasia Arteyeva
“R.G.: ¿Qué es lo que están haciendo ahora?

“O.P: En este momento pasamos por un periodo de investigación. Queremos saber: 1) si el pueblo quiere que exista un partido y 2) cómo quiere que exista ese partido. De esa primera consulta popular, de esa realidad mexicana, surgirá un programa. Pienso que sobre todo en el primer momento de ese programa va a operar en el nivel más elemental: el de los sindicatos obreros, y las organizaciones de los campesinos y de la clase media. Todas esas organizaciones están controladas por la burocracia política del PRI, de modo que el primer punto de nuestro programa y de nuestra acción será el de la democracia interna y la libertad en las uniones populares obreras y campesinas. Creo además que es fundamental romper con el centralismo mexicano, ya sea el político o el de los monopolios económicos.

Fotografía: Anastasia Arteyeva
“R.G.:¿Quiénes son los enemigos de ese partido?

“O.P.: En primer lugar, el partido oficial, y con él toda la derecha, es decir el PRI. El PRI quisiera poder absorbernos pero no ha podido. También están en contra nuestra los partidos de izquierda tradicionales, como el Partido Comunista Mexicano.”

La memoria es importante para ubicar procesos, personajes, circunstancias, trayectorias, aportes como el de Rius.

Fotografía: Anastasia Arteyeva

domingo, 22 de octubre de 2017

Enamorarse de sexbots

Bryan Appleyard/The Sunday Times
https://www.thetimes.co.uk/edition/newsreview/falling-in-love-with-sexbots-tv3ftwc2k
Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
En Dortmund, las esposas, según se informa, esperan afuera en el automóvil mientras sus maridos entran en el nuevo burdel de Bordoll para tener sexo. Pero está bien porque Bordoll no ofrece mujeres reales, solo "muñecas de amor" de silicona. Eso no es realmente hacer trampa, ¿verdad? No es sexo real. Aunque estas cosas son más realistas que esas muñecas voladoras que alguna vez se vendieron en tiendas de sexo, todavía son solo muñecas.

¿Qué sucede cuando se convierten en robots, sexbots, que se mueven y reaccionan, que parecen reales? ¿Qué sucede cuando, al igual que los replicantes en las dos películas de Blade Runner, se vuelven tan reales que no podemos ver la diferencia? ¿Seguirá esperando la esposa afuera en el auto?

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
Este extraño problema se ha convertido en urgente. Ahora hay una Campaña contra Sex Robots (CASR) y un libro académico, Robot Sex: Social and Ethical Implications, publicado la semana pasada. Se están escribiendo columnas sensacionalistas o apretando la cabeza y documentos aprendidos en todo el mundo. ¿Estas cosas apuntalarán matrimonios sin pasión? ¿Nos enamoraremos de ellos? ¿Serán ellos, como sugirió una revista alemana, "sexo con humanos" una cosa del pasado"?

En realidad, los replicantes convincentes, si es que son posibles, están a una década o más de distancia. Pero la publicidad y las ganancias involucradas en la locura de las muñecas sexuales significan que hay una gran presión del mercado para hacer mejoras incrementales. El sexo impulsa la tecnología; porno, reconozcámoslo, funciona con internet. Ya hay muñecas sexuales que se mueven un poco, hablan scripts seductores y gimen con ruidos que suenan como placer cuando se tocan.

Mientras tanto, nuestros teléfonos responden a nuestras preguntas en tranquilizadoras voces femeninas. La inteligencia artificial (AI) se está infiltrando en todas nuestras vidas. Y las aplicaciones de redes sociales como Tinder, Grindr y Snapchat ya han virtualizado todo el proceso de coqueteo.

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
Luego está el "teledildonics" en el que usted y su pareja operan juguetes sexuales de manera remota en línea. Necesitas, por supuesto, nunca conocer. De hecho, todo este juguete sexual se ha vuelto extremadamente moderno.

La revista de diseño súper inteligente Dezeen presenta historias sobre nuevos juguetes de jóvenes diseñadores expertos. Buck Off, por ejemplo, es "el primer juguete sexual del mundo para hombres transgénero". . . no, este es un periódico familiar. ¿Puede el sexbot estar muy atrás?

Incluso puede haber presión política para obtener sexbots por ahí. La política lunática de un hijo de China significó que muchas bebés fueron abandonadas o asesinadas, dejando al país con un exceso de hombres, muchos de los cuales ahora están luchando por encontrar pareja. Parecen estar recurriendo a alternativas artificiales.

Una aplicación, llamada Ta Qu, para alquilar muñecas sexuales fue rápidamente clausurada por las autoridades, lo que pareció encontrar su éxito embarazoso. Sin embargo, las ventas de muñecas sexuales para hombres están en auge. Tal vez el próximo gran plan del presidente Xi Jinping no sea, como el Gran Salto Adelante o la Revolución Cultural de Mao Tse-tung, dejar millones de cadáveres, sino batallones de sexbots. Al menos no causarán una explosión demográfica.

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
La idea no es completamente ridícula. Los sexbots ya se están promocionando como la solución erótica para los discapacitados y, como dirían los corazones fríos del canal 4, los "inadmisibles". Tal vez el sexo de algún tipo es un derecho humano: la Organización Mundial de la Salud recientemente respaldó una declaración de derechos sexuales que afirmaba que "la experiencia racional y satisfactoria de la sexualidad es un requisito para el desarrollo humano". Un día, se pueden ofrecer muñecas o bots en el NHS o volar a zonas de desastre.

¿Serán lo suficientemente buenos para coincidir, si no mejorar, con lo real? ¿Las muñecas actuales resultarán ser como los primeros teléfonos móviles del tamaño de una brisa? Treinta años después tenemos el iPhone X. ¿Cómo será Sexbot X?

Por el momento, la principal amenaza que representan las chicas falsas es la interrupción del modelo comercial de las trabajadoras sexuales en todo el mundo. Según los informes, Bordoll se inspiró en el éxito de Fanny, una muñeca en el burdel de Kontakthof en Viena; ella, lo siento, superaba a las chicas reales. En Barcelona, ​​el burdel Lumi Dolls ofrece cuatro aturdidores de silicona con la ropa que elijas.

Passion Dolly, otra hermana de silicona, se está alquilando por € 100 (£ 90) por hora en Dublín y su propietario planea franquiciar el negocio en todo el mundo. En Japón, las muñecas tienen tanta demanda que tienen un eufemismo especial; por alguna razón, se les conoce como "esposas holandesas".

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
Aquí esta comedia de locura y fantasía humana se vuelve oscura y sin gracia. Para, también en Japón, Shin Takagi fundó una compañía que envía muñecas "anatómicamente correctas" de niños de hasta cinco años. Se informa que el propio Takagi "luchó con los impulsos pedofílicos" y considera que las muñecas son terapéuticas: afirma que reducen el riesgo de que los pedófilos prueben lo real.

Luego está Roxxxy, un precio - hasta 9,000 dólares más una cuota de suscripción - muñeca sexual de un fabricante en Nueva Jersey que se completa con una variedad de personalidades, una de ellas es "Frígida Farrah". En este modo, resiste los avances, lo que proporciona a su propietario la opción de la violación. ¿Podría esto evitar verdaderas violaciones?

Kathleen Richardson, fundadora de CASR, gime cuando escucha esto: "Digamos que decidimos que hay personas que fantasean con asesinar gente, ¿les damos muñecas para matar? El asesinato es incorrecto y deberíamos decir que es un límite que no cruzaremos. Es lo mismo con el racismo. No decimos que el racismo es incurable, por eso damos racistas a muñecas judías o afroamericanas".

Richardson, que tiene su propio libro, Sex Robots: Between Human and Artificial, que saldrá la próxima primavera, está haciendo campaña para prohibir los sexbots. Ella los ve como "pornografía tridimensional, una extensión de toda la pornografía que hay en el mundo". . . [dirigido a] hombres más inmersos en la pornografía y los más abiertos a la idea de robots sexuales ".

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
Ella considera el proyecto completo como un aspecto del poder corporativo masculino, deshumanizándonos para hacernos mejores consumidores y hacer que las mujeres sean innecesarias para la satisfacción masculina.

Ella tiene un punto. El elefante en el tocador del negocio de muñecas / bots sexuales es la asimetría sexual. Las mujeres compran más juguetes sexuales (vibradores, obviamente) que los hombres, pero pocas, si acaso, las mujeres parecen querer estos juguetes humanoides. Abyss Creations, fabricante de RealDoll, con sede en California, dice que menos del 10% de sus clientes son mujeres. Incluso las pocas muñecas masculinas que se hacen tienden a ser compradas por hombres.

Neil McArthur y John Danaher, coeditores del nuevo libro Robot Sex: Social and Ethical Implications, argumentan que esta asimetría no necesita ser una característica permanente del negocio de sexbot.

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
Ellos escriben: "Los comentaristas han especulado que los usuarios de sexbots serán en su mayoría hombres. Pero hay motivos para preguntarse si esto será cierto. El problema de mantener el deseo en una relación a largo plazo es uno que afecta desproporcionadamente a las mujeres. . . Esto se ve agravado por el hecho de que los hombres no son especialmente buenos para hacer las cosas que las mujeres quieren en la cama.

"Ellos [sexbots] pueden proporcionar a las personas novedad y variedad sin amenazar la relación en sí misma. También pueden abordar el problema de las discrepancias en el deseo sexual, que los terapeutas de relación dicen que es el problema sexual más común entre las parejas que buscan terapia. Cuando una persona persistentemente quiere más sexo que su pareja, un robot podría cerrar la brecha ".

Sin embargo, las parejas podrían posponerse si los fabricantes de sexbot adoptan los viciosos hábitos de invasión de privacidad de las compañías tecnológicas actuales. Un fabricante canadiense tuvo que resolver una demanda colectiva estadounidense por $ 3.75 millones porque estaba almacenando datos sobre los 300,000 usuarios de su vibrador inteligente conectado a internet. (Imagine los datos íntimos que un sexbot completamente funcional podría reunir).

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
Danaher también argumenta en contra del ataque feminista de Richardson contra los sexbots. Señala que "varias académicas femeninas prominentes están a favor de la tecnología". Algunas feministas, agrega, entraron en el negocio del porno con el objetivo de producir mejor pornografía; también podrían entrar en el negocio de sexbot para hacer algo un poco más imaginativo que las muñecas estilo estrellas porno exclusivamente fabricadas por Abyss Creations y True Companion de Nueva Jersey, el fabricante de Roxxxy.

Sin embargo, la ficción ha avalado abrumadoramente la asimetría sexual en la robótica sexual. La ciencia ficción siempre ha jugado con la idea del sexbot femenino y Hollywood la ha seguido. La película de 1975 The Stepford Wives (que fue rehecha en 2004) muestra a los hombres suburbanos reemplazando a sus esposas de carne y hueso con robots obedientes y feminizados caricaturescamente.

Lars and the Real Girl (2007) tiene al héroe socialmente inepto interpretado por Ryan Gosling en busca de amor con un RealDoll llamado Bianca. Las replicantes sexuales femeninas también son fundamentales para las tramas de ambas películas Blade Runner. Solo puedo pensar en la serie de televisión de HBO Westworld como un convincente ejemplo ficticio de igualdad de sexbot.

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
Las encuestas no son confiables en esta área: las personas mentirán y mucho dependerá de la pregunta que se les haga. Pero en general, las encuestas muestran que una gran proporción de hombres tendría sexo con un robot. Un estudio encontró que el 40% de los hombres heterosexuales dijeron que podrían imaginar comprar un robot sexual ahora o en los próximos cinco años. Pero, ¿tendrían sexo o es solo una forma de masturbación de alta tecnología?

Este es el corazón intelectual, ético y psicológico del asunto. La pregunta no es solo sobre sexo; es, como lo planteó Ridley Scott tan brillantemente capturado en la primera película de Blade Runner, sobre la definición de la palabra "humano".

El primer punto aquí es que somos unos tontos para máquinas que muestran signos de ser humanos. La Alexa de Amazon, básicamente un sistema de vigilancia, se vende como un miembro de la familia y consultamos personas creadas por Google, Apple o Microsoft como si fueran amigos útiles. En la película de 2013 Her, Joaquin Phoenix se enamora de un personaje dentro de un sistema operativo de IA. Pero el giro aquí es que se desamor cuando descubre que su "amante" está teniendo incontables otros asuntos virtuales.

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
Así que la otra cara del simpático o sexy robot es la repugnancia cuando el hecho de que es una máquina está demasiado fríamente expuesta. En ese momento, "bot" se convierte en un insulto, como Theresa May descubrió a su costa.

El segundo punto es que la historia, la literatura y el arte proporcionan una abrumadora evidencia de que el sexo es mucho más que una mera liberación mecánica de la lujuria. "La excitación", escribió el filósofo Sir Roger Scruton, "es una respuesta al pensamiento del otro, como un agente consciente de sí mismo, que está alerta y que puede tener 'diseños' sobre mí".

En la película de 1977 Annie Hall, el alter ego de Woody Allen anunció: "Oye, no toques la masturbación. Es sexo con alguien que amo ". Como broma, funciona precisamente porque sabemos que implica un abuso de la palabra" sexo".

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
¿Entonces el verdadero desafío para los vendedores de los bebés falsos es hacerlos más como verdaderos amantes? Matt McMullen, fundador y director ejecutivo de Abyss Creations, está en esto. "Quiero que la gente", dice, "realmente desarrolle un vínculo emocional no solo con la muñeca, sino con el personaje real detrás de ella". Desarrollar algún tipo de amor por este ser ".

Es fácil burlarse de esto. La idea de amor de McMullen sigue siendo una calle de un solo sentido; el usuario desarrolla un archivo adjunto, la muñeca no. Pero la realidad es que la tecnología no solo avanza rápidamente; entonces, también, es nuestra aceptación de eso. Esto puede significar que los sexbots no tendrán que ser muy convincentes, tan convincentes como para ganar la aceptación de los clientes que ya están dominados por el poder de los artilugios. El amor en una sola dirección puede ser el único romance del futuro.

En un ensayo en Robot Sex, el filósofo Michael Hauskeller cita al autor y académico británico Dylan Evans: "Queremos cosas contradictorias: una pareja romántica que sea libre y que nunca nos abandone". Para ser realmente sexy, queremos que nuestros sexbots nos convenzan nosotros somos como nosotros, no solo en cuerpo sino también en alma.

Fotografía: Jos del duca; model red poisonn
El verdadero replicante debe ser un agente libre con una vida interna como la nuestra y debe ser sinceramente capaz de amar. Pero no queremos que sean libres de rechazar nuestros avances o dejarnos. En otras palabras, no queremos que sean reales, solo lo suficientemente real como para apuntalar nuestros delirios.

Como el comediante y actor estadounidense George Burns casi dijo: "Sinceridad. Si los sexbots pueden fingir eso, lo tienen hecho ".
Fotografía: Jos del duca; model red poisonn

lunes, 9 de octubre de 2017

Generación pansexual: el sexo es todos con todos

María Florencia Pérez/El Clarín
https://www.clarin.com/viva/generacion-pansexual-sexo_0_HkjsA6G3Z.html
Fotografía: Egor Demidov
La generación que nació con Internet y conoce desde siempre las apps de citas y el sexting (sex + texting) por Whatsapp tiene más información sobre sexualidad que nunca. Y muchos menos prejuicios. Escépticos sobre las convenciones heterosexuales y monogámicas, asumen que su deseo es volátil y mutable. Detestan las etiquetas y transgreden algunos tabúes. Cuestionan los estereotipos de género: ellas toman la delantera en materia de seducción y rechazan de lleno los esquemas machistas. Muchos incluso desestiman las categorías binarias de varón y mujer y prefieren identidades menos rotundas como la de pansexual, que identifica a quienes sienten atracción romántica o sexual centrada en las cualidades de una determinada persona más que en su género.

Fotografía: Egor Demidov
Bicuriosos, heteroflexibles, andróginos, queers e incluso asexuales, son algunas de las formas en que se definen cada vez más millennials que celebran la libertad y la diversidad sexual. La defensa de la autopercepción de género se hace oír cada vez a edades más tempranas en un universo ultra segmentado que la mayoría de los adultos desconoce.
“Yo elijo cómo y con quién.” “Si me gusta un chico, voy al frente y me saco la duda de qué le pasa a él conmigo. Jamás me siento inhibida si me atrae alguien, y no me voy quedar esperando la carroza como hacían antes las mujeres. Sé que cuando actúo así, los varones pierden el control de la situación. Algunos se ponen incómodos. Es que me dan rechazo los machistas que sienten que te levantan porque son lo más grande que hay. Me gusta que quede claro que la que elige cómo y con quién, soy yo. En una noche puedo encarar a varios, o a nadie. Hay que creérsela más, es como un juego. No tengo prejuicios con el sexo ocasional, ni problema en ser la que compre los preservativos. Y tampoco creo que ahora tengamos más sexo que antes. Tal vez son más habituales las relaciones sin compromiso, pero antes se ponían de novios y se metían los cuernos. Hacían las mismas cosas. Hoy simplemente es más honesto todo.” (Agostina, estudiante de psicología y artes escénicas, 20 años).
Fotografía: Egor Demidov
En plena era de debate de cuestiones de género, el deseo femenino empieza a cobrar protagonismo. “Las mujeres tienen mayor autonomía y están deviniendo en sujetos de placer. Las más jóvenes tienen una actitud más activa, entienden que tienen que tramitar el encontrar pareja o encausar el deseo erótico que tienen con alguien. Se fueron corriendo muchos roles con los que se estructuraba la sexualidad a mediados del siglo XX. Hoy hay búsquedas distintas”, aporta Mariana Palumbo, socióloga especializada en temas de sexualidad y género.
Esta nueva dinámica impacta en el sexo opuesto: “Un setenta por ciento de mis pacientes son varones de entre 20 y 30 años con problemas en su performance sexual”, comenta Viviana Caruso, psicóloga y sexóloga, miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana. Y agrega: “Viven el encuentro sexual con mucha ansiedad y se llenan de dudas en cuanto a cómo van a rendir. El encuentro con esta mujer libre y dueña de su placer y sexualidad les representa un verdadero desafío”.
Fotografía: Egor Demidov
“Me gustan hombres y mujeres.” “Ahora estoy saliendo con un chico, pero en paralelo tengo historias con mujeres. Estoy con chicas desde los 17 años. Soy libre y nunca me angustié por sentirme de esta manera, siempre lo viví con mucha naturalidad. Mi familia piensa que el pibe con el que salgo es mi novio. Es una antigüedad ese concepto. En mi relación actual no hay exclusividad. Soy muy descreída de la supuesta perfección de la pareja heterosexual monogámica. Yo puedo estar muy bien con alguien, pero eso no significa que me dejen de atraer otras personas y no veo por qué tendría que dejar pasar oportunidades de disfrutar. Mi relación con este chico es abierta, así que tengo encuentros sexuales con mujeres que tomo como una diversión. A mis amigas, creo que al menos un beso les di a todas, y con algunas hubo sexo también. Muchos juzgarían mi conducta como bisexual pero yo odio las etiquetas, no me gusta que me clasifiquen. Esto lo comparto con amigos o gente de mi edad. Ya asumí que los adultos no entienden esta forma de vivir.”(Saraí, estudiante de psicología, 21 años) La cantante Miley Cyrus y la actriz Kristen Stewart son algunas de las millennials famosas que declararon sentirse atraídas por hombres y mujeres por igual. Y el último estudio realizado por la General Social Survey de Estados Unidos determinó que en los últimos ocho años en ese país creció más de un ciento por ciento la cantidad de mujeres de 18 a 35 que se reconocen como bisexuales. Para Maximiliano Marentes, sociólogo y becario doctoral de Conicet, “esta tendencia es más frecuente en ellas porque sigue operando una masculinidad hegemónica que no se permite experimentar con otros varones”. También subraya que hay un sesgo de clase: es más frecuente en chicas de poblaciones urbanas, de clase media y media alta. Otro rasgo generacional es el rechazo a las categorías sexuales tradicionalmente conocidas. Los millennials asumen que el deseo está en permanente mutación, detestan rótulos como gay o bisexual, prefieren hablar de hetero-flexibilidad o bi-curiosidad.
Fotografía: Egor Demidov
“Ni chicos, ni chicas, personas.” “Soy artista y muchas veces salgo a escena vestido de mujer. En la calle uso un look más ambiguo. Si me tuviera que clasificar la etiqueta ‘puto’ tiene mucho que ver con cómo actúo en la vida, pero no necesariamente con mi sexualidad. No es que me atraen chicos o chicas, me atraen ciertas personas. Me considero un machista en deconstrucción y vivo mi sexualidad de una forma que para la mayoría es desconcertante. Mis amigos ya están acostumbrados: a veces voy a jugar al fútbol con los labios y las uñas pintadas. Para mis padres fue un poco incómodo cuando empecé a salir así vestido a la calle, pero flashean un poco con que soy artista y que en mi ámbito está más permitido. Incluso en mi propia generación hay muchos prejuicios, los que viven con más libertad son los de menos de veinte años. Mucha gente de mi edad todavía tiene un lenguaje muy machista, de cancha. He vivido escenas violentas en espacios públicos por la homofobia que todavía hay en nuestra sociedad. Cuesta mucho que la gente entienda que existen otras formas de vivir la sexualidad.” (Nahuel, músico, 26 años) En el espíritu de toda generación está la ruptura de los cánones de sus predecesores. El desafío al tradicional sistema de género binario hombre-mujer es una de las banderas que levantan algunos de estos jóvenes que inscriben en sus cuerpos una auténtica declaración política. “Cuando el género no se define biológicamente sino como un sentir que puede manifestarse en la vestimenta, en la expresión, en la forma de describirse o en la neutralidad absoluta puede fluir y migrar. Gracias a la enorme cantidad de información que encuentran en las redes y la aparición de celebridades con género fluidos, los millennials se sienten mucho más cómodos al momento de expresar su género. Los cambios pueden ser transitorios o permanentes e ir modificando su orientación o preferencia sexual”, explica la sexóloga Viviana Caruso.
Fotografía: Egor Demidov
“No siento deseo por nadie.” “Me divierte maquillarme, usar la ropa de mi abuela, imitar los looks de Beyoncé o hacerme la diva. Cuando hablo de mí, o posteo algo sobre mí mismo, alterno entre el género masculino y femenino, ninguno me identifica totalmente y también es una forma de quitarle importancia al tema. Vivo en el conurbano y todo es muy violento cuando salgo con pollera o maquillaje, hay mucho patoteo, siento el desprecio. Incluso noto que hay gente que hasta me tiene miedo. Por eso hay etapas en que me recluyo. Cuando me preguntan digo que soy gay, pero en realidad hoy me considero asexual. Puedo apreciar la belleza de las personas, pero no siento deseo por nadie. En mi infancia era hiper hétero, después estuve con muchos chabones y ahora, nada. No soy sectario, ni juzgo a los que tienen otras elecciones, los sentimientos son más complejos de lo que se cree. A la gente asexual que no se quiere conectar con alguien amorosamente, se le dice ‘frígida’ o ‘histérica’. Y no está mal no tener ganas de coger. Para mí la sexualidad es transitoria porque se va modificando con el tiempo.” (Nehuén, actor, 20 años) En una sociedad hipersexualizada, en que se transmiten imperativos de rendimiento y patrones de conducta predeterminados, autodefinirse como asexual puede ser la declaración más transgresora de todas. “Personas con un limitado o nulo deseo sexual han existido siempre, la diferencia es que ahora se constató que la asexualidad existe. Hay un estudio que confirma que el 1% de los británicos no siente atracción sexual hacia ninguna persona. Y esto no es un trastorno, no se trata de ninguna manera”, aclara la sexóloga Viviana Caruso. Entre quienes experimentan ausencia de impulsos sexuales, están los que sienten atracción romántica, pero no sexual, y los que no sienten ninguna de las dos.
Fotografía: Egor Demidov
Heterorromanticoshomorromanticos o birrománticos, así se definen algunas personas asexuales según hacia quien se sienten atraídos. Una segmentación insospechada para generaciones anteriores. Es que es sabido que la era de los millennials es también la de la información, que les permite vivir con más libertad y autoconocimiento. Se trata de una ventaja comparativa invalorable. La estigmatización por parte de una sociedad que tarda mucho más que ellos en digerir los cambios será un desafío pendiente para sus sucesores: los menores de 18 años que forman parte de la flamante generación de los centennials.
Fotografía: Egor Demidov