lunes, 8 de enero de 2018

Etimología y sexo

Itzel Fernández García/Soy Carmín
https://www.soycarmin.com/sexualidad/Conoce-el-origen-de-algunos-terminos-que-tienen-relacion-con-la-intimidad-20180104-0017.html

Fotografía: Jos Del Duca; Model: Red Poisonn
Como bien sabemos, la etimología es una disciplina que comprende el estudio del origen de las palabras mediante el análisis de su significado, de su estructura, y su evolución diacrónica, es decir, los posibles cambios ocurridos en el transcurso del tiempo. 

Bajo ese tenor, hoy conoceremos un poco más sobre algunas palabras que con frecuencia son empleadas para cuestiones de sexo, así que vamos a ver qué tanto ha cambiado su significado original y si estamos empleando estas palabras de forma adecuada. 

Fotografía: Jos Del Duca; Model: Red Poisonn
FOLLAR: Una de esas palabras misteriosas en cuanto que no se parecen en nada a la expresión utilizada en otras lenguas para denominar al coito. Pues “Follar” proviene de “follis”, “fuelle para el fuego” o “bolsa de cuero”. 

Como explica Joan Corominas en el Breve diccionario etimológico de la lengua española, de ahí evolucionaría a mediados del siglo XVIII en “follar”, con el significado de “soplar con fuelle”, una acción levemente parecida a la del jadeo del acto sexual, por lo que a comienzos del siglo XX comenzaría a utilizarse para denominar el mismo.

Fotografía: Jos Del Duca; Model: Red Poisonn
FORNICAR: Prima hermana de la anterior, proviene de la palabra latina “fornix”, que se utilizaba para designar a las zonas abovedadas o con arcos. ¿Cuál es la relación? Que en ellas era donde solían situarse las prostitutas callejeras de la antigua Roma. Recordemos que el fornicio hace referencia a la cópula carnal, eso sí, fuera del matrimonio.

Fotografía: Jos Del Duca; Model: Red Poisonn
PENE: Esta palabra tiene una larga historia, tiene su origen en el indoeuropeo “pes”. “Penis” no sólo hacía referencia al miembro viril masculino, sino también a los rabos y las colas –no hace falta aclarar por qué–, por lo que también dio lugar a la palabra “pincel”.


Fotografía: Jos Del Duca; Model: Red Poisonn
TETA: Según la Etimología de las pasiones de Ivonne Bordelois, se trata de un derivado de “thele” (pezón), sólo que repitiendo la primera sílaba, un proceso de reduplicación infantil que también se produce en palabras como “papá”, “mamá” o “tata”.
Fotografía: Jos Del Duca; Model: Red Poisonn
ORGASMO: Esta palabra evoluciona del griego “orgasmos” (“hinchazón”, “plenitud”), es poco empleada en la Grecia antigua. Derivada de “orgé” (“cólera”), el diccionario etimológico de la Universidad de Salamanca explica que desde sus inicios ya tuvo un matiz claramente sexual, como equivalente de “tener ardor sexual”, “estar en celo” o “estar a punto de fructificar” en el caso de las plantas. 
Fotografía: Jos Del Duca; Model: Red Poisonn
EYACULACIÓN: Proviene del latín “eiaculari”, que significaba “echar hacia afuera”, y que a su vez se encontraba formada por el prefijo “ex” (hacia afuera) y “iaculum” (dardo). 

Fotografía: Jos Del Duca; Model: Red Poisonn
ERÓTICA: Eros era el Dios del amor griego, el equivalente a Cupido de la mitología romana. El sufijo “ika” significa “relacionado con”, por lo que la palabra se refiere a todo aquello que tiene que ver con dicha divinidad. No obstante, es probable que la palabra “eros”, fuera utilizada en griego para referirse al amor, la pasión o el deseo.
Fotografía: Jos Del Duca; Model: Red Poisonn
MASTURBACIÓN: Este término aún es discutido, presuntamente se forma a partir de la palabra latina “manus” (“mano”) y “stuprare” (“profanar”), en cuanto que se consideraba un acto carnal impropio, una mala fama que se ha mantenido a lo largo de los siglos. Otra versión asegura que su origen se encuentra en la unión de “mas” (órgano genital masculino) y “turbatio” (“excitación”).

Fotografía: Jos Del Duca; Model: Red Poisonn
KAMASUTRA: El libro indio por excelencia del arte erótico recibe su título de dos palabras sánscritas: “kama” (amor, placer sexual) y “sutra” (“hilo”, “cuerda”, y más tarde, “narración”, “regla”), por lo que se trata de las reglas del amor. 

miércoles, 3 de enero de 2018

Ocho regalos eróticos para sorprender a tu pareja en Reyes

Rita Abundancia/S Moda/El País
https://smoda.elpais.com/placeres/sexo/regalos-eroticos/
Fotografía: EGOR DEMIDOV
Queridos Reyes Magos:

Habréis comprobado que últimamente abrazo, cada vez más, la filosofía del minimalismo, del vivir con poco y del gastar lo menos posible. En parte por la crisis, los mini pisos –en los que no cabe nada–, la conciencia medioambiental y, ¡por qué no decirlo!, una cierta inquietud espiritual que busca la felicidad fuera de los bienes materiales. ¡Dejemos esos para los políticos, banqueros y multimillonarios y condenémosles a un malestar eterno!

Imagino ya la sonrisa que se dibuja en tu boca pensando que te voy a salir barata este año. Y ciertamente, me he propuesto buscar más las sensaciones y menos las pertenencias. Pero, como tú ya sabes, algunas experiencias necesitan de un poco de apoyo material, un empuje corpóreo para nacer a este mundo y expandirse. Y en el campo del sexo esta afirmación tiene más razón que un santo. Así que necesito algunos útiles para llevar a acabo mi proyecto. Abajo, adjunto una lista de cosas que me harían muy feliz y no solo a mí, sino a los que están a mi alrededor. Porque compartir es otra de mis resoluciones para el año que empieza.

Sabes también que he sido muy buena durante todo el 2017 pero en el 2018 las cosas van a ser distintas, ya que voy a poner en práctica la sabiduría de la gran Mae West, “cuando soy buena, soy muy buena, pero cuando soy mala soy mucho mejor”.

Fotografía: EGOR DEMIDOV
1. Juguetes eróticos, los amantes electrónicos

Las que anden en busca de nuevas sensaciones, deben probar sin más tardar Sona, de Lelo (69 euros), un estimulador de clítoris a base de ondas de sonido, que inicia una nueva era de vibradores sónicos que dará mucho que hablar. Las ondas que emite Sona no solo llegan a la parte del clítoris que podemos ver y tocar sino a todo este órgano; que como sabemos es similar a un iceberg y muestra al exterior solo una pequeña parte de sí mismo. Un accesorio a probar por las clitorianas con la garantía de la marca Lelo: silicona médica, 100% sumergible, recargable y uno de los más silenciosos del mercado.

Para las amantes de la penetración, Stronic G, de Fun Factory (159,90 €), es lo más parecido que hay en el mundo de la juguetería erótica a un empotrador; ya que el aparatito imita las embestidas que el hombre realiza durante el coito. Stronic es tan inteligente, que él mismo se va abriendo paso, poco a poco, incansablemente, llueva, truene o esté en medio de una ciclogénesis explosiva. De seguir perfeccionando tanto estos amantes tecnológicos, llegará un día en que echemos de menos los gatillazos.

Fotografía: EGOR DEMIDOV
2. Lencería sexy, feminista y libre de explotación laboral

Existen marcas de lencería para las que el buen diseño no es suficiente. Pretenden ser elaboradas desde el concepto de ‘sexy’ que tienen las mujeres y no los hombres (que están más interesados en quitarlas que en admirarlas) y además, sin explotación laboral. De nada sirve empoderar a las mujeres del primer mundo si para eso hay que esclavizar a las de los países pobres. Muchas de estas marcas se proponen no usar el Photoshop, realizar prendas para todas las tallas y edades y no comprimir ni apuntalar el cuerpo femenino, sino más bien abrazarlo.

Neon Moon es una de las firmas pioneras; Toru & Naoko es la creación de una argentina afincada en Chile y elabora lencería hecha a mano, y la neozelandesa Lonely está empeñada en demostrar que existe un camino intermedio –sexy, cómodo y atrevido– entre los desfiles de Victoria’s Secret y la ropa interior de una octogenaria. Todas venden online y creen que el mejor momento del día de una mujer no debería ser cuando llega a casa después del trabajo y se quita el sujetador.

Fotografía: EGOR DEMIDOV
3. Un poco de porno, pero del bueno

Hace poco que acaba de salir al mercado XConfessions Vol. 11, un pack con seis historias rodadas por diferentes directoras pero producidas todas por Erika Lust (16,90 euros). Las ideas para realizar estos guiones salen, como en todos los volúmenes anteriores, de fantasías sexuales de personas anónimas, que las comparten en la web de Erika, Xconfessions.com. Algunas de las historias de esta nueva entrega incluyen una relación lésbica en un club de Berlín, otra cuyo protagonista es la técnica japonesa del Shibari o una novela romántica que se hace realidad.

La productora Blue Artichoke Films, creada por la directora porno norteamericana Jennifer Lyon Bell, presume de “hacer películas eróticas para gente a la que le gusta el cine”. Su gift set para estas Navidades se compone de tres películas, todas ellas premiadas, al precio de 59,95 euros. Silver Shoes, se centra en la erótica de lo que vestimos o calzamos, algo así como sexo y moda; en Matinée, una pareja de actores que interpreta a unos enamorados cada noche recupera su propia vida sexual y Skin. Like. Sun narra las peripecias sexuales de un hombre y una mujer en su casa de Bruselas, en una tarde soleada, lo que no debe ser muy frecuente por allí.

Fotografía: EGOR DEMIDOV
4. Arte subido de tono

Obsessionart.com es una galería de arte online centrada en el erotismo, donde se pueden comprar pinturas, fotografías, grabados, litografías y series de trabajos de artistas de todo el mundo. La web está muy bien diseñada y ordena sus productos según las más variadas categorías: orientación de género, fetiches (tacones, ataduras, medias), estilos (realismo, abstracto, pin-ups, gótico, vintage) o fantasías, entre otros muchos apartados. Con lo que si uno tiene claras sus preferencias, decidirse no llevará demasiado tiempo. Los precios varían, pero hay cosas interesantes desde 27 euros.

Fotografía: EGOR DEMIDOV
5. Libros, la cultura del sexo

En Historia de la sexualidad 1: La voluntad de saber (Siglo XXI), su autor, Michel Foucault, pretende aclarar cuáles fueron las relaciones históricas entre el poder y el discurso que forjaron el modelo de sexualidad que todavía impera y nos afecta. Así, este autor se plantea muchas preguntas del millón como, por ejemplo, ¿por qué el estado ejerce de administrador de los cuerpos?, o ¿por qué todavía hoy hay tantas reglas, normas y discursos sobre el sexo?

Para entender nuevas tendencias, como el poliamor, El amor libre. Eros y anarquía de Osvaldo Baigorra (Gebara) es un buen punto de partida. Durante mucho tiempo este término hizo alusión al amor fuera de las uniones civiles o religiosas, que marcaba la sociedad. Hoy el concepto se reescribe, aunque hunde sus raíces en una ideología político-social y libertaria.

El sexo que queremos las mujeres. Y cómo disfrutarlo, de Carme Sánchez Martín (Lectio), es un práctico manual en el que no abundan las teorías o los estudios científicos, sino la experiencia y trayectoria de 20 años de consulta y terapia sexual de su autora, psicóloga y sexóloga. Aquí se proponen recetas prácticas como solitarios sexuales, deseo activo, la metáfora del aeropuerto, polvos con nombres de ciudades, sexo de pasillo o mantener correspondencia con la propia vagina o el clítoris.

Para los que entiendan el inglés; dos libros interesantes aún no editadas en castellano, son The Explorer’s Guide to Planet Orgasm: for every body, de Annie Sprinkle. Como su título sugiere, un fascinante tratado sobre el clímax, sus variantes y cómo llegar hasta él y The Ultimate Guide to Solo Sex, de Jenny Block, para practicar cuando se está sin pareja.

Fotografía: EGOR DEMIDOV
6. Juegos eróticos de mesa

La versión sexual del parchís, las damas o el Monopoli puede, a priori, parecer una memez pero también es una forma de recuperar los juegos sexuales (en parejas que han estado tiempo en dique seco) o de descubrir aspectos que se desconocen del nuevo partenaire (en relaciones con poco recorrido). Y como ocurre con los juegos de mesa, tal vez al principio den un poco de pereza pero una vez metidos en harina siempre se pasa un rato divertido.

Monogamy (30,18 euros) es perfecto para parejas con poco tiempo de convivencia. Aquí en las casillas ponen cosas como caricias, besos, quitarse alguna prenda o revelar algo de ti mismo. Pero además, el juego cuenta con tres niveles y 50 escenarios distintos, así que da para mucho. El portal de productos eróticos diversual.com ofrece otras opciones como Creative Kisses (12,70 euros), donde practicar 101 formas diferentes de besar; Hump El juego (13,80 euros), con preguntas y pruebas que decidirán quién es el experto en esta materia o Sexo en el mundo, (20,40 euros) para aprender sobre la sexualidad en otras culturas y coger ideas.

Los que sepan inglés, pueden comprar en la web del Museum of Sex de Nueva York, más conocido como el Mosex, el juego 100 Questions about sex (14,95 dólares) para jugar entre amigos, con tres categorías X, XX y XXX.

Fotografía: EGOR DEMIDOV
7. Una noche en un hotel sexy

Que el sexo en hoteles es mejor, nadie lo duda; pero si además esos lugares están especialmente concebidos para el desmadre o la lujuria, entonces la experiencia puede pasar a la historia.

Existe ya una nueva categoría de hoteles sexys concebidos especialmente para llegar y colgar el cartel de ‘no molesten’. En Madrid, el Hotel Loob está pensado para amantes y cuenta con recepción automática 24 horas, sillones ergonómicos, jacuzzis o piscinas privadas. Seven Hotel París, ofrece habitaciones como la Suite Cabaret, con barra de pool dance y todo; o la Suite Agent Secret, que es como entrar en una película de James Bond de los años 60. El Pelirocco, en Brighton (Reino Unido), ofrece decorados vintage con tapizados de leopardo y cuenta con un paquete especial para parejas con masaje, botella de champán y desayuno en la cama.

Fotografía: EGOR DEMIDOV
8. Una tarde en un spa privado

¡Cuántas veces hemos deseado estar en un jacuzzi, una piscina o incluso una sauna con la única compañía de otro/a de nuestro agrado! Bali Spirit, en Barcelona, es un spa con salas privadas para parejas y paquetes que incluyen masajes relajantes, exfoliaciones corporales, bienvenidas con lluvias de flores y la posibilidad de reservar la sala por más tiempo para una cena romántica.

En la capital, Auditorium Spa cuenta también con planes para dos. Uno de los más sugerentes es el jacuzzi privado con botella de cava, bombones y masaje (95 euros), en el que las burbujas juegan un papel primordial.
Fotografía: EGOR DEMIDOV

Fotografía: EGOR DEMIDOV

domingo, 31 de diciembre de 2017

En 2018: sexo sensitivo

Agencias
Fotografía: Georgy Chernyadyev
El sexo sensitivo, la moda sexual que se espera para el 2018 busca lograr el reencuentro de las parejas; construir una conexión sólida para garantizar mayor placer y pasión en la cama.

El sexo sensitivo puede durar hasta 3 días y será la moda sexual 2018 que revivirá el placer sexual sobre del quickie o “rapidín”, la moda sexual 2017 por excelencia, que trajo consigo consecuencias nocivas para la salud sexual y convivencia de pareja como la rutina, el distanciamiento y la práctica de relaciones sexuales de riesgo como el stealthing.

Fotografía: Georgy Chernyadyev
El 2017 se pronunciaba a favor de la adrenalina segregada en encuentros con duración de 15 minutos máximo; en cambio, el sexo sensitivo busca recuperar los encuentros en que las parejas se miraban a los ojos, en que buscaban conocer las zonas erógenas en el cuerpo de sus pareja y no en una infografía: los encuentros planeados.

Con esta práctica, las parejas disfrutarán más antes de tocarse, retrasarán la eyaculación y prolongarán la erección y excitación: aprender y conocer son las claves del sexo sensitivo.

De hecho, este tipo de sexo revive el erotismo, que de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual (Amssac), es la capacidad de experimentar respuestas subjetivas que reconstruyen y despiertan la excitación sexual, el deseo y el orgasmo, es decir, el tan codiciado placer sexual.

Fotografía: Georgy Chernyadyev
Manual para practicar sexo sensitivo en 5 pasos

¿Un reto? Se dice que los temas del amor son para los valientes y en el caso del sexo también. Imagina atreverte a conocer realmente el cuerpo de tu pareja, disfrutarse, tomarse un tiempo exclusivo para ustedes, hablar, mirarse, tener la confianza de decir: “esto me gusta” y “esto no me gusta”; contrario a decir “hazme esto” o “hazme aquello”.

La curiosidad de preguntarle si lo haces bien, si lo disfruta tanto como tú; eso es generar una conexión, eso es tener sexo a otro nivel.

No descartamos que para todo exista un momento y que de repente se te antojen otras prácticas, pero, ¿te atreverías a redescubrir tus gustos y los de ell@s en la cama? Nuevo año, nuevos descubrimientos…

Fotografía: Georgy Chernyadyev
Día 1

Explorar. La idea es que ambos se desnuden y se coloquen frente a frente, comiencen a tocarse por turnos; no son caricias, es tocar para conocer y aprender.

Sube de tono. El siguiente paso es acariciar cada uno su cuerpo: mostrar el camino para llegar a tu punto máximo de placer sin olvidar que no puedes tocar aún el cuerpo de tu pareja.

Es único. Tu pensamiento debe estar en tu placer y en esa persona, aún así lleven años de relación siempre puedes descubrir y aprender algo nuevo, cierra los ojos.

Háblale de lo que más te gusto de ella o él: su sonrisa, su tono de voz, su cabello, su cuerpo, etc. Así termina este día, pueden olerse y acercarse pero NO MÁS.

La tercera es la vencida…

Fotografía: Georgy Chernyadyev
Día 2

Tocar. Nuevamente desnudos frente a frente y por turnos cada quien tocará los puntos que recuerda que su pareja tocó el día anterior y en los que sus gestos o sonidos revelaron mayor sensibilidad y excitación. Es la parte práctica, de toda la teoría que aplicaron en caricias para conocer sus cuerpos.

¿La clave? Los genitales y senos no pueden ser tocados; las manos se deslizarán en sus cuerpos solamente, hasta aquí acaba el segundo día de sexo sensitivo.

La penetración aún está prohibida. Pueden mandarse mensajitos para decir: “me gusto esto” o hacerse preguntas picantes: ¿qué fue lo que más te gustó?

Fotografía: Georgy Chernyadyev
Día 3

Este día, nuevamente desnudos y de frente, tratarán de concentrarse y canalizar el deseo de esos días en halagos a la pareja y frases sexys: hablen de cómo desean que sea la penetración luego de conocer sus cuerpos y “contener” la penetración durante casi 3 días.

Agrega el toque picante con lencería y decoración sensual, olvida la pena y en esta etapa háganse lo que quieran.

Fotografía: Georgy Chernyadyev
¡Sexo sin preocupaciones!

Al establecer una comunicación tan cercana y de confianza en la pareja, hablar de cualquier tema no es problema.

Por ejemplo, de un tema tan importante como es el uso de métodos anticonceptivos  y la prevención de enfermedades de transmisión sexual: ¿cuál elegir?

También se vale hablar de objetivos personales y planificación familiar.

Todo será una decisión compartida en la que el temor al rechazo o “querer quedar bien” no será necesario, pensar distinto se vale y en ese sentido la responsabilidad compartida establece un vínculo sano de pareja en que ambos pueden sentirse seguros y sin preocupaciones; el sexo así se disfruta mucho más.

No olvides que se puede disfrutar de todo en el sexo siempre y cuando exista confianza, respeto y comunicación.
Fotografía: Georgy Chernyadyev


jueves, 7 de diciembre de 2017

El Met rechaza retirar un cuadro de Balthus en el que aparece una joven en posición sugestiva

SANDRO POZZI/EL PAÍS
https://elpais.com/cultura/2017/12/06/actualidad/1512554873_669516.html


El museo Metropolitan de Nueva York (Met) se planta. Su misión, explica, es coleccionar, estudiar, conservar y presentar obras que conectan a las personas con la creatividad, el conocimiento y las ideas. Y con ese argumento rechaza con rotundidad una petición para que se retire una pintura de Balthus en la que aparece una niña a la que se le ven las bragas. Las artes visuales, insisten, son un medio para la reflexión.
La obra del artista francopolaco se titula Teresa soñando y data de 1938. Es un cuadro, coinciden los críticos, que irradia luz propia y pureza. Al verlo, se puede sentir la placidez de la joven en el sueño. El trabajo de Balthazar Klossowski (París, 1908 -Rossinière, Suiza, 2001) es conocido, precisamente, por la manera con la que capta la inocencia de la preadolescencia.
La petición se lanzó el 30 de noviembre por una vecina de Nueva York y tenía como objetivo alcanzar las 9.000 firmas. “El Met está, tal vez sin intención, respaldando el voyerismo y la cosificación de los niños”, decía.
Los responsables del museo responden que su muestra recoge trabajos importantes que representan todas las culturas y los tiempos. Y entiende, además, que momentos como el que se vive ahora en Estados Unidos ofrecen la oportunidad para entablar una conversación.
El Met no va a retirar el cuadro ni se plantea tampoco cambiar la cartela para hacer la aclaración que se pide. “Consideraré esta petición un éxito si incluyen un pequeño mensaje diciendo que el cuadro puede ser ofensivo”, explicó en las redes sociales la autora de la petición. “Solo pido que sean más conscientes con la manera que tienen de contextualizar las piezas”.
La explicación que tiene la obra en la actualidad solo señala que la protagonista, Teresa Blanchard, tenía 12 o 13 años cuando se pintó el cuadro. La pintura ya fue expuesta hace cuatro años por el Met en una muestra sobre el trabajo de Balthus. Entonces sí se advirtió a los visitantes de que algunos trabajos podían ofender al público.
“Las artes visuales son uno de los medios más importantes que tenemos para reflexionar a la vez sobre el pasado y el presente, y esperamos motivar la continua evolución de la cultura actual a través de una discusión informada y de respeto por la expresión creativa”, señala la nota emitida por el museo.
El cuadro pertenecía a la colección privada de Jacques y Natasha Gelman, y fue donado al Met en 1998. La pintura se ha exhibido por galerías y museo de EE UU, Europa, América Latina y Asia. Los críticos destacan el carácter místico de la obra de Balthus.

martes, 28 de noviembre de 2017

Egon Schiele

Redacción BBC Mundo
http://www.bbc.com/mundo/noticias-41988657


La idea: anunciarle al mundo que en 2018 Viena celebrará la época más importante de su arte y su cultura.

El plan: desplegar los desnudos de su representante más célebre, Egon Schiele, en ciudades alemanas y británicas para que sus mundialmente famosas obras adornen grandes vallas publicitarias, paredes enteras de edificios y otros espacios de las ciudades en todo su esplendor.

La intención: cuestionar si el arte de Schiele, un siglo después de su muerte, todavía es percibido por la sociedad como demasiado osado.

Alrededor de 1900, el artista se atrevió a presentar la desnudez explícita y descarnadamente.

En ese entonces, el diario austriaco Wiener Abendpost señaló que la visión de Schiele "no tiene nada realmente atractivo, nada seductivo. Él se revuelca en los colores de la decadencia".

A diferencia de otras de sus obras, sus desnudos fueron olvidados por mucho tiempo.
No obstante, más tarde salieron de nuevo a la luz, a veces acompañados con las palabras de algunos expertos indicando que la tradición expresionista, de la que forma parte, fue una reacción al mundo moderno.

Ese mundo era el de la preguerra, el de la Viena a principios del siglo XX, una ciudad en la que floreció la vanguardia, hogar de pensadores progresistas como Sigmund Freud y Ludwig Wittgenstein.

Fue un lugar de decadencia que ilustró tan bien el mentor de Schiele, Gustav Klimt, con sus pinturas adornadas con oro. Pero detrás de las superficies brillantes había una realidad libertina.

Las obras de Schiele, nos explican, abordan este binario de exceso y depravación en su preocupación por el tema de lo erótico y la muerte. Sus figuras pueden estar demacradas pero sus posturas son abiertamente sexuales. Y, si te hacen sentir incómodo -nos dicen-, esa es la intención.

No obstante otros, como el crítico de arte Jonathan Jones del diario The Guardian, no explican esa parte de la obra del vienés, más bien la reconocen.

Tras visitar una exposición dedicada a los desnudos del artista, Jones señaló que mientras que "muchos grandes artistas modernos de su época vivían aterrorizados por las mujeres, Egon Schiele era un hombre que amaba las vaginas".

Añade que aunque "puede parecer simplemente otro voyerista masculino, su deleite en la vagina lo distingue como un artista que no solo desea, sino que adora genuinamente a las mujeres (...) es un amante, no un enemigo".

"En el arte de Schiele, el sexo es bello, el cuerpo es poético. Después de todo, estudió arte en la Viena de Sigmund Freud. (...) Y no fue solo Freud quien celebró el sexo a principios del siglo XX en Viena. Gustav Mahler estaba componiendo música que habitualmente se derrumba en extenuación exultante después del coito, mientras Gustav Klimt pintaba sus doradas rapsodias al deseo".
"Hay un deleite en el arte erótico de Schiele que va en contra de todos los clichés de lo que se supone que fue el modernismo a principios del siglo XX".

"Su 'Parada desnuda con medias naranja (1914)' es una obra maestra desafiante y moderna. Pero, ¿es inquietante, desesperante o alguna de las cosas sombrías que se supone que es el arte moderno? No, es alegre y erótica".

Precisamente esa mujer desafiante y desnuda con medias de color naranja era una de las que iba a adornar espacios públicos en ciudades como Londres, Hamburgo y Colonia, como lo está haciendo sin problema alguno ahora en Viena.

Sin embargo el plan vienés fue rechazado en Reino Unido y Alemania debido a las reglas que gobiernan la moralidad en el dominio público. Las obras no se pudieron mostrar en el original como se planeó.

Después de muchos experimentos con diferentes tipos de cobertura, se eligió la versión que más tapaba los cuerpos dibujados por Schiele para satisfacer todas las demandas y que uno de los mejores artistas de su época pudiera ser publicitado en público.

Los anuncios digitales que habían sido aprobados originalmente fueron rechazados en Internet, pues los problemas con la desnudez no se limitan al mundo offline.

Lo bueno, dicen los organizadores de la campaña, es que esas estipulaciones proporcionaron la respuesta a la pregunta formulada en la campaña: ¿sigue siendo demasiado osado el arte de Schiele en la actualidad?

Como es natural, no todo es blanco y negro.
Los encargados de estos asuntos en el metro de Londres, por ejemplo, han tenido que explicar en varias ocasiones en las que censuran imágenes que "millones de personas viajan en el metro de Londres diariamente y no tienen otra opción que ver cualquier publicidad que esté desplegada".

"Tenemos que tener en cuenta la gama completa de viajeros y esforzarnos por no ofender con los anuncios que mostramos".

Las directrices de Transporte para Londres establecen que una imagen será rechazada si "el anuncio muestra a hombres, mujeres o niños de una manera sexual o muestra figuras desnudas o semidesnudas en un contexto abiertamente sexual".

En una página de su diario escribió: "No niego que he hecho dibujos y acuarelas de naturaleza erótica. Pero son siempre obras de arte. ¿No hay artistas que hayan hecho pinturas eróticas?".

Los organizadores de Modernismo Vienés 2018 crearon una etiqueta o hashtag para que participes en la discusión y opines, #ToArtItsFreedom, inspirado en el eslogan que está en la entrada de los Talleres Vieneses: "A cada tiempo su arte, y a cada arte su libertad".

Las opiniones que se expresen a través de las redes formarán parte de la exposición.

martes, 14 de noviembre de 2017

Erotismo, ¿el ‘ismo’ más perfecto?

ÁNGELA MOLINA/EL PAÍS
https://elpais.com/cultura/2017/11/13/babelia/1510578477_935769.html?por=mosaico
Fotografía: Aleksei Trifonov
En 1886, Gustave Courbet pintó El origen del mundo, un pequeño cuadro que reproducía un desnudo recostado de mujer desde la mitad de los muslos hasta el pecho. Se lo encargó un bon vivant turco llamado Khalil Bey y dos años más tarde fue adquirido en subasta por el anticuario Antoine de la Narde. Tras la Segunda Guerra Mundial, la pintura acabó oculta en la casa campestre del psicoanalista Jacques Lacan, en Guitrancourt.
Fotografía: Aleksei Trifonov
Es bastante seguro que Marcel Duchamp conociera en vida aquel cuadro —que pasó a formar parte del patrimonio francés en 1981— aunque nunca lo consiguió ver al natural, sino en reproducciones. Courbet siempre había rondado los pensamientos de Duchamp, un artista para quien lo retiniano era el fundamento del concepto (la cosa mentale de Leonardo). Así que trasladó aquella idea a su obra póstuma, Étant donnés, una instalación visible a través de una doble mirilla que descubre una escena cuidadosamente iluminada donde se ve el cuerpo de una mujer tumbado boca arriba sobe un montón de ramas. La figura está abierta de piernas y muestra su sexo rasurado al espectador. En Étant Donnés, la apariencia y la aparición, la mente y el cuerpo, se funden en el erotismo, el único ismo en el que Duchamp creía de verdad. Picasso tampoco se quedó corto. Para él, “sexo y arte son la misma cosa”.

Fotografía: Aleksei Trifonov
La última novedad editorial de la prolífica Phaidon, The Art of the Erotic, es un recorrido de 2.500 años por las imágenes del erotismo en la historia del arte oriental y occidental, desde los mosaicos de Pompeya hasta Miguel Ángel, Rembrandt y Picasso, las instalaciones de Bruce Nauman, las performances de Carolee Schneemann, los trabajos en vídeo de Pipilotti Rist o las fotografías de Nan Goldin y Robert Mapplethorpe. El periodista cultural Rowan Pelling firma los textos explicativos bajo la premisa de que el erotismo no tiene por qué ser sucio o banal. Muy de acuerdo. Sobre todo porque la barrera entre erotismo y pornografía lleva construyéndose desde hace algunos lustros sobre el terreno de la economía del arte. El mercado es en realidad esa habitación oscura, tan pornográfica.
Fotografía: Aleksei Trifonov

jueves, 9 de noviembre de 2017

¿Son estas las páginas más eróticas de la literatura latinoamericana?

Arturo Wallace
HayFestivalArequipa@BBCMundo

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38167963
Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
Pocos autores contemporáneos latinoamericanos abordan el tema del sexo y la sexualidad de forma más directa que la peruana Gabriela Wiener. Lo que no significa que haga literatura erótica.

"El erotismo es una cuestión subjetiva. Lo que erotiza a una persona no necesariamente erotiza a otra", explica.

"Y desde luego yo no escribo con intención de erotizarte: ni siquiera en Sexografías -que es un libro sobre sexualidades y sobre mí- mi pretensión es excitarte o crear arte erótico, o hacer de las palabras una experiencia voluptuosa", afirma.

"Si eso ocurre es cosa de cada uno", le dice a BBC Mundo.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
La intención declarada de Wiener sin embargo, es otra: "Desactivar lo que por norma se considera erótico o pornográfico para llevarlo a otro plano, el del pensamiento, el del humor, el de la emoción", explica.

Pero, a pesar de eso -o tal vez precisamente por la forma en la que enfoca su trabajo- Wiener fue una de las escritoras que BBC Mundo consultó el año pasado para tratar de identificar las páginas más eróticas de la literatura latinoamericana.

Un esfuerzo que nos pareció apropiada en el marco del Hay Festival de Arequipa, en virtud del lugar destacado de la obra del arequipeño Mario Vargas Llosa en cualquier lista semejante.

A esta selección también contribuyeron con sus sugerencias la escritora argentinaLuisa Valenzuela y la cubano-puertorriqueña Mayra Montero, quien como ganadora del premio "La sonrisa vertical" también tiene un lugar asegurado en la lista.

No se trata de una lista exhaustiva. De hecho, esperamos que sea el inicio de una conversación y que ustedes puedan ayudarnos a completarla.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
1. Los diarios de Francisco de Miranda

Los diarios de uno de los grandes próceres de la independencia sudamericana pueden parecer un extraño punto de partida, pero como explica Mayra Montero "Francisco de Miranda era un loco del sexo".

"En sus diarios siempre se está acostando con alguien", dice Montero.

"Y ahí habla de la guerra, de la independencia y de las mujeres con las que se acostaba, a menudo de una forma muy políticamente incorrecta", cuenta.

La puertorriqueña, de hecho, abordó la dimensión erótica de Miranda en su última novela publicada, "El caballero de San Petersburgo", "pero sin llegar a convertirla en una novela erótica".

"Yo me inventé lo que quise", confiesa. "Pero hay escenas de los diarios de Miranda que eran porno duro", le dice, riendo, a BBC Mundo.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
2. "Elogio de la madrasta", Mario Vargas Llosa

El erotismo tiene un rol destacado en la obra de Mario Vargas Llosa, pero "Elogio de la madrasta" es la primera de sus novelas claramente alineadas en el género de la literatura erótica.

Y, para muchos, su exploración de la sensualidad a partir del particular triángulo entre Don Rigoberto, su esposa Lucrecia, y el pequeño Fonchito, es la mejor lograda de todas.

"Recuerdo que me excitaron y me divirtieron mucho cuando tenía menos de veinte años, que es el momento para leer cosas que son transgresoras, sobre todo si eres de la generación pre-pornotube", dice Gabriela Wiener del "Elogio…" y su novela hermana "Los cuadernos de Don Rigoberto".

"Pero no me ha pasado lo mismo con la primera escena de su libro 'El héroe discreto'. Tal vez porque era una escena de sexo lésbico y no me parecía verosímil", cuenta.

"El héroe discreto" no es, en sentido estricto, una novela erótica. Pero ahí vuelven a aparecer Lucrecia, Fonchito y Don Rigoberto.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
3. La misteriosa desaparición de la marquesita de Loria, José Donoso

Sugerida tanto por Gabriela Wiener como por Luisa Valenzuela, "La misteriosa desaparición…" fue escrita como un divertimento por el celebrado autor chileno. Y, en opinión de los críticos, está lejos de ser una obra maestra.

Pero su divertida narración de las aventuras eróticas de la hija de un diplomático latinoamericano que se casa con un marqués español en el Madrid de inicios del siglo XX incluye numerosas páginas dignas de esta lista.

"Yo había leído bastantes revistas españolas de los años 20 (…) y mi idea fue hacer una parodia de ese estilo erótico que a ratos fue desinhibido, fuerte", explicó en su momento el propio Donoso.

"Me interesaba recuperar el estilo del Madrid de los años 20 y además divertirme (…). En todo caso la crítica coincidió en que la novela tenía su encanto", dijo en su oportunidad.

Valenzuela y Wiener definitivamente coinciden.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
4. Púrpura profundo, de Mayra Montero

"La sonrisa vertical" es el nombre de la colección de literatura erótica de la editorial Tusquets y del premio homólogo a la mejor novela erótica en español que se entregó de 1979 a 2004.

Y la puertorriqueña Mayra Montero lo recibió en el año 2000 con "Púrpura profundo", incluida en la lista por recomendación de Luisa Valenzuela.

"El erotismo está presente en todo tipo de literatura, pero trabajar el género como tal es utilizar el erotismo para hacer entender a los personajes", le dijo Montero a BBC Mundo.

Y, en este caso, su personaje es un crítico musical que hacia el final de su carrera recuerda sus aventuras sexuales con los virtuosos y virtuosas que tuvo la oportunidad de conocer.

Montero, sin embargo, no fue la primera latinoamericana en ser reconocida con"La sonrisa vertical".

De hecho, el primero de estos premios le correspondió en 1979 a la argentina Susana Cosntante con "La educación sentimental de la señorita Sonia", otra de las recomendaciones de Valenzuela.

Y en 1998 la también argentina Alicia Steimberg fue finalista con "Amatista", también recomendada por Valenzuela y Gabriela Wiener.

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
5. Trilogía sucia de La Habana, Pedro Juan Gutiérrez

Fuera de "La sonrisa vertical" y la literatura erótica propiamente dicha, Montero también encuentra abundante erotismo en la sobras del cubano Pedro Juan Gutiérrez.

"Es erótico hasta en la sangre, incuso soez", sostiene la escritora cubano-puertorriqueña.

"Y muchas páginas suyas, especialmente en su "Trilogía sucia de La Habana", se pueden rescatar como erotismo duro", dice Montero.

No en balde, la edición de Anagrama de esta novela la presenta como el testimonio de un habanero descreído y extenuado que "sabe que tiene que seguir adelante. Y lo mejor es hacerlo sonriendo, a golpe de ron, música y sexo".

Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
6. Otras voces de mujer

Obviamente, la lista puede seguir, por ejemplo con "La nave de los locos", de la uruguaya Christina Peri Rossi, recomendada por Gabriela Wiener.

Mientras que Luisa Valenzuela también incluye en su lista varios cuentos de la también cubana Laidi Fernández de Juan, y la novela "Canon de alcoba" de Tununa Mercado.

"Hay autoras en las que el erotismo permea toda la obra: la uruguaya Marosa Di Giogio, la chilena Diamela Eltit, las mexicanas Margo Glanz y Ana Clavel, la colombiana Laura Restrepo. Y tantas otras a lo largo y lo ancho de nuestra América Latina", apunta Valenzuela.

"Pensemos también en las poetas, como Loreina Santos Silva de Puerto Rico. Y en mi Argentina podríamos citar natal cantidad de jóvenes narradoras, y las de generación intermedia como María Moreno o Gabriela Cabezón Cámara", agrega.

"¿Por qué sólo nombro autoras? porque creo que es la voz femenina, el avasallante surgimiento de la literatura erótica escrita por mujeres, lo que ha signado las letras de los últimos cincuenta años", explica la autora de "Cambio de armas".

"Por fin la mujer pudo escribir su deseo y sus pulsiones sin tener que circunscribirse, como alguna vez debió hacerlo Anaïs Nin, al deseo del hombre lector", explica Valenzuela.

"Y las escritoras, y pienso sobre todo las latinoamericanas, han podido por fin responder ampliamente y con gran variedad de voces la única pregunta que Freud debió dejar sin respuesta: ¿Qué quiere la mujer?", le dice a BBC Mundo.
Fotografía: Jos Del Duca. Modelo: Red Poisonn
Este artículo, elaborado con base a entrevistas realizadas para la edición del año pasado, es parte de la versión digital del Hay Festival Arequipa, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad peruana entre el 8 y el 12 de noviembre.